Upala: Cae otro cargamento de queso de contrabando

La policía decomisó 3 toneladas de queso en condiciones insalubres. La acción tuvo lugar en Yolillal. El queso fue destruido.

-

Una vez más, la Fuerza Pública de Upala, frontera norte, evitó posibles daños a la salud pública, además de daños económicos a los productores nacionales.

En este caso lograron decomisar tres toneladas de queso contrabandeado desde Nicaragua en condiciones insalubres.

La incautación tuvo lugar como parte de la intensificación de operativos a lo largo del cordón fronterizo norte, a fin de prevenir toda clase de acciones delictivas con motivo de la temporada de fin de año.

Fue así como la Fuerza Pública detectó, dentro de una finca ubicada en el distrito de Yolillal de Upala, y a tan solo un kilómetro de la línea limítrofe con Nicaragua, a dos sujetos que estaban cargando un camión, quienes fueron abordados por los oficiales e indicaron que el queso procedía de su país.

Según lograron constatar los policías, dichas personas se encontraban en condición migratoria irregular, por lo que fueron aprehendidos y puestos a la orden de la Policía de Migración a fin de ser devueltos a su país.

Entre las diversas irregularidades detectadas por los policías se encuentran que el producto estaba a temperatura ambiente, además de que estaba siendo cargado en un camión sin refrigeración, sin etiquetado, sin permiso de transporte y sin el Certificado Veterinario de Operación (CVO) extendido por el Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA).

Lea también:  Policía decomisa en Upala casi 1.500 kilos de queso contaminado con tierra

Bajo la dirección funcional de la Fiscalía de Upala, así como en coordinación con el SENASA, la Fuerza Pública procedió al decomiso del camión, así como del queso, cuyo peso final fue de 3.104 kilogramos, cuyo valor en el mercado nacional podría superar los nueve millones de colones.

Tal y como procede en casos como este, el queso fue destruido por el personal de SENASA para evitar eventuales daños a la salud de quienes llegaran a consumirlo.

De igual forma esta acción contribuye a evitar daños a la economía de los productores nacionales, quienes sí operan apegados a la legislación sanitaria costarricense, con lo que les garantizan a los consumidores un producto de calidad y sin riesgos para su salud.