lunes, 19 abril 2021, 12:26 AM

Sector turismo: «Nos cayó un balde de agua helada en La Fortuna»

-

Hace apenas una semana, empresarios turísticos de La Fortuna celebraban la apertura de sus hoteles, cabinas, restaurantes y demás.

Hace apenas una semana, anunciaban sus planes y apuesta para el turista nacional. La Fortuna revivía luego de 3 meses de cierre que dejó miles de millones en pérdidas y 1.500 personas sin trabajo.

Pero, pasó lo que nadie nunca imaginó: un brote de COVID-19 en una comunidad a 11,5 kilómetros del anillo turístico, obligó a una Alerta Naranja y con ello, cierres comerciales tempranos y durante los fines de semana.

«Es un balde de agua fría, hay muchos empresarios tristes y yo siempre trato de ser optimista pero la mayoría está muy molestos por que la afectación es en Los Ángeles y consideramos que las medidas no deberían ser tan estrictas para el resto del distrito», dijo Maikol Arias, propietario de La Fortuna PUB.

La alerta naranja incluye cierre a las 5 de la tarde de las actividades con permisos sanitarios y además restricción vehicular a partir de esa misma hora y cierres los fines de semana.

Con esto, La Fortuna vuelve a apagarse. Las medidas sanitarias lapidaron cualquier esperanza pronta de reactivación pues, aunque se trata de medidas por dos semanas, es probable que haya una extensión a causa de la explosión de casos en ese lugar.

«Tenemos claro que primero es la salud, y tenemos que ayudar a las autoridades de salud. Los esfuerzos están en contener para evitar el contagio que nos trajeron y la idea es que no pase a los hoteles, a la zona turística pero el tema es que entramos de nuevo a medidas extremas», dijo Tadeo Morales, Vicepresidente de la Arenal Cámara de Turismo.

Esto, agrava la crisis que atraviesa el sector que sostiene la economía de ese distrito y justamente este miércoles, durante la reunión con autoridades municipales, la Directora Regional del Ministerio de Salud, Claudia Rosales pidió comprensión.

«Estamos en una fase en la que, si nos desviamos podemos tener transmisión comunitaria, pero aún podemos tener control de la situación pero, siempre y cuando cada uno haga lo que le corresponde. Nosotros tenemos una alerta naranja en La Fortuna y tenemos que entender esa parte mientras pasa la situación a la que nos enfrentamos en Los Ángeles», dijo.

La preocupación mayor es que, aún no reciben una estrategia clara: una hoja de ruta que les guíe a la reactivación económica o asistencia social.

«Espero que no se olviden de nosotros por que la verdad sabemos que esto será por un tiempo considerable», cerró Morales.

Algunos centros turísticos mantienen abierto con los horarios establecidos, con precios especiales. Igual restaurantes y sodas, trabajan con servicios a domicilio.

Mientras, el imponente Volcán Arenal es solo un testigo silencioso de una las crisis más fuertes que vio ocurrir.

RECOMENDAMOS

ÚLTIMAS NOTICIAS