Policía Municipal reclama al Concejo por no comprar armas y alega desigualdad ante «ola de delincuencia»

El cuerpo policial sancarleño reclama tener 5 años sin uso de armas. El reclamo nace de la improbación de gran parte del presupuesto que solicitaron. Regidores solicitan a alcaldía análisis de realidades y armamento.

-

«La realidad infranqueable es que tenemos cinco policías municipales trabajando desarmados que todos los días arriesgan su vida, ante la incuestionable verdad de tener al frente una creciente ola de delincuentes armados con armas de todo tipo, incluyendo automáticas como los fusiles de asalto que disparan en ráfaga. Dejo claro que hay una evidente responsabilidad de la administración y del concejo municipal, por seguir permitiendo que tal desigualdad se siga dando».

Este, es un extracto de un oficio que el coordinador de la Policía Municipal de San Carlos, Keylor Castro, envió a la administración y Concejo Municipal.

El funcionario reclama el retiro de recursos del presupuesto extraordinario que tenía como fin la compra de armas para este cuerpo policial y considera estar en desventaja ante los delincuentes.

Castro sostiene en el oficio que, la solicitud de compra de armas, tiene como base la necesidad real q que conlleva un estudio y especificaciones como armas permitidas en la legislación vigente, que oficiales tengan permisos de portación de armas y curso aprobado por el ministerio de Seguridad Pública.

«Si bien es cierto, nuestros policías no salen a darse de balazos con los delincuentes, bajo ciertas condiciones del ejercicio de la legitima defensa, tal circunstancia podría llegar a darse, por lo que en lo posible debe tratarse de encontrar una proporcionalidad ante la amenaza que podría salvar la vida del oficial municipal», dicta el documento.

El cuerpo policial solicitó un presupuesto por 21 millones de colones para compra de armas pero, el Concejo Municipal lo dejó por fuera de la aprobación y esto, generó la reacción de su director.

Justo este viernes, en sesión extraordinaria, la regidora Vanessa Ugalde presentó una moción, también, en reacción a dicho informe y lo que denuncia Castro respecto a 5 años sin armamento. Esto por que, al parecer, la Policía Municipal sí tiene armas en este momento.

«Dado que el señor Castro menciona que este Concejo tiene una responsabilidad directa y que ellos no tienen armamento para combatir la delincuencia, a mi me sorprende puesto que ellos usan armas, yo quiero saber entonces de quien son (las armas), de donde son porque efectivamente este Concejo tiene una responsabilidad y no quisiera saber yo si llegara a suceder un incidente», dijo Ugalde.

La moción propone que la alcaldía haga una investigación con el fin de conocer la procedencia, permisos, legalidad y el uso de las armas que, en este momento, tiene el departamento de seguridad ciudadana y policía municipal.

También solicita aclarar bajo cuál reglamento se rige el uso de armas de la policía municipal. La moción tuvo la aprobación unánime del Concejo.

Incluso, el Concejo aprobó una partida de 1 millón de colones para contratar un estudio a cargo de un criminólogo que analice el uso de armas en este departamento municipal, algo que el cuerpo policial considera innecesario.

«Se refuta categóricamente tal intención de contratar un estudio de un criminólogo, ya que la misma, ni siquiera ha sido sometida a consideración por parte de esta oficina y ésta se considera como una imposición con el único afán de atrasar los objetivos propios de este departamento y de esta esta jefatura», cita el oficio.

A comisión

El regidor Luis Fernando Solís también presentó este viernes otra moción para crear una comisión especial que, en conjunto con la administración, realice una revisión y análisis de las funciones y alcances del departamento de la policía.

Solís, dio a conocer su intención de «explorar» necesidades de esta policía, desde hace tres semanas durante la discusión del primer presupuesto extraordinario del ayuntamiento sancarleño.

En ese momento, recomendó estudiar las necesidades reales que tiene el departamento en recursos humanos, armamentos, condiciones físicas, equipos, tecnología y transporte y eso, lo transformó en una moción

«La moción nace en el marco de lo que revisamos del presupuesto extraordinario, porque las peticiones que se hicieron en ese presupuesto evidencian que esta policía está pidiendo condiciones que aparentemente están fuera de lo que nosotros consideramos el alcance de la policía municipal», manifestó Solís.

Pese a la solicitud de Solís de abrir una comisión especial, el órgano municipal aprobó, de forma unánime, que dicho análisis esté a cargo de la Comisión Municipal de Seguridad.

Dentro de este presupuesto extraordinario también quedó fuera una patrulla cuyo valor ascendía a casi 50 millones de colones y los regidores aprobaron la compra por 20 millones de colones. Además quedó por fuera la compra de uniformes y zapatos especiales para estos policías.

ÚLTIMAS NOTICIAS