«Mano, mano, se nos metió el agua a la casa». El calvario de vecinos que sufren por abandono de obras del Conavi

Cada vez que llueve fuerte, 400 familias entre el centro de Aguas Zarcas y Los Chiles. empiezan a temer lo peor. Quebradas y ríos toman la ruta 250 como cauce y se llevan todo a su paso.

-

«Mana, mano, se nos metió el agua a la casa», entre lágrimas y temor, así avisó Jessica Salazar a su hermano que, una quebrada abrió paso por su propia vivienda en Los Chiles de Aguas Zarcas.

Y es que el más grande temor de ella y su familia, se hizo realidad el domingo anterior cuando las fuertes lluvias evidenciaron la pésima canalización de aguas en ese sector.

De forma constante, las aguas de ríos y quebradas toman como cauce la ruta 250, en el tramo que comunica el centro de Aguas Zarcas con el cruce de Los Chiles en ese mismo distrito.

En ocasiones anteriores, Jessica y su familia solo vivían con el temor de que el agua les inundara pues, alrededor la situación se complicaba pero esta vez, poco pudieron hacer para evitarlo.

La situación ocurre desde hace poco más de dos años, cuando CONAVI suspendió las obras de ampliación de esta vía y dejó a medias, muchos de los trabajos. Incluso, dejó alcantarillas que hoy, no dan a basto.

Desde entonces, 400 familias viven un calvario cada vez que llueve.

Impotencia

De esto, también sufren vecinos en La Caporal de Aguas Zarcas. El domingo anterior familias enteras perdieron sus pertenencias a causa de la inundación. De la nada, el agua entró como Pedro por su casa, a las viviendas.

Ahí, vive Mainor Valverde con su esposa y sus dos hijas de año y medio y dos meses. Por primer vez, su familia vivió esta tragedia que los dejó sin algunas pertenencias y con un temor enorme.

«Mi esposa estaba en la sala cambiando a la bebé cuando sintió el agua en los pies, se fijó y ya vio donde estaba entrando el agua en grandes cantidades, con mucha corriente. No dio tiempo de nada, el agua se empezó a meter, pasó a los cuartos, a la cocina, el patio y en se momento no sabía que hacer», contó.

A como pudo, empezó a poner en alto los electrodomésticos, mientras su esposa cargaba a las dos niñas. Mainor, corrió a rescatar unos gatitos recién nacidos que tenía y a sus dos perritas que ya estaban con el agua al cuello.

Ver más:  San Carlos: En dos horas cayó un tercio de la lluvia que cae en un mes

Entre todos los vecinos de la comunidad, bajo el agua, pudieron liberar una de las alcantarillas que no dio a basto y tenía «un tapón» de materiales, piedras, escombros, palos y hasta un estañón.

Así empezó a bajar el nivel del agua que se convirtió en un río por media calle y que, se llevaba todo a su paso.

El lunes, fue día de limpieza, de mucho trabajo para los vecinos y peor aún, cargados de impotencia.

Así quedó toda la casa de Mainor Valverde y su esposa. Cortesía.

Soluciones

SCD consultó al CONAVI sobre las acciones que tomarán los encargados para mitigar próximos impactos o bien, para concluir las obras de ampliación y acabar con el problema y estamos a la espera de respuesta por parte de la oficina de prensa.

Pero además, este lunes, la regidora Ashley Brenes presentó una moción para solicitar al CONAVI la intervención inmediata de la ruta 250.

“Al tener la ruta 250 un proyecto de ampliación en la carretera hace más de dos años y que no ha tenido continuidad en sus labores dejando la ruta sin terminar, con lastre y falseando en ambas direcciones de la carretera 250 y que con las intensas lluvias e inundaciones se ha lavado, y esta situación ocasiona el impedimento del paso vehicular hacia las casas donde habitan niños, adultos mayores y personas con discapacidad a la vez imposibilitan el paso de ambulancias en una posible emergencia”, justifica la regidora.

El Concejo Municipal en pleno, aprobó solicitar al ministro de Obras Públicas, Luis Amador y al director Ejecutivo del Conavi, Mauricio Batalla, buscar a los responsables directos de la intervención de esta ruta para que, de forma inmediata ejecuten las obras pendientes.

La moción da un plazo máximo de 1 mes, para obtener respuestas claras por parte de las autoridades nacionales.