martes, 18 mayo 2021, 1:50 AM

La cafetería que suma 30 años de recibir a generaciones sancarleñas

-

Apenas empezaba 1991, cuando el 2 de enero, doña Elsa Ugalde Sánchez decidió ‘tirarse al agua’ y emprender su propio negocio en Ciudad Quesada.

Un chorreador de café, una licuadora, una pequeña cocina de gas y una cocina eléctrica fueron sus fieles compañeras.

Así, dio el primer paso par empezar un pequeño negocio que suma 30 años de deleitar a decenas de generaciones sancarleñas: Café Montecarlo.

El café, nació en un viejo edificio, propiedad del padre de doña Elsa. Ahí mismo, en los 50’s estuvo la Panadería San Carlos.

«Se montó una pequeña barra para atender clientes, contaba con 4 bancos, pero el espacio se hizo pequeño, la clientela fue creciendo y era común en las tardes, ver a clientes sentados en las gradas de la tienda o tomando café en los asientos de sus vehículos», relata doña Elsa, hoy de 71 años de edad.

El éxito de la cafetería creció rápido y con ello la necesidad de abrir más espacio para ubicar a los clientes, así como la cocina y también, ampliar el menú.

Esas ampliaciones, llegaron gracias a que, tras una larga lucha, pudo acceder a un crédito con una entidad bancaria.

Según contó, «era común que le cerraran las puertas de financiamiento a una madre divorciada sin respaldo económico».

Tres décadas después, este emprendimiento sigue en la lista de favoritos de generaciones sancarleñas.

Café Montecarlo mantiene intacto su menú con repostería clásica como el queque seco, budín, tamal asado, tamal de maicena, cajetas de coco, queque de zanahoria, de chocolate, vainilla y otra enorme variedad de platillos que ofrecen.

«Seguimos viendo a los clientes como familia y tenemos segundas o terceras generaciones que continúan visitándonos para desayunar, almorzar, o a la hora del café», contó.

Incluso, aún, algunos de sus clientes pasan por las populares cajetas de coco, uno de los productos estrellas del negocio; para llevar a familiares que hoy viven fuera del país y desean «quitarse» el antojo de juventud.

El proyecto comenzó a dar sus primeros pasos en Ciudad Quesada y así doña Elsa le daba forma a una ilusión que tuvo por años de tener su propio café. Cortesía.

La cafetería sigue bajo el liderazgo de doña Elsa pero con el apoyo de su hijo Daniel y su nuera Alejandra.

Está ubicado en el mismo punto donde nació, 375 metros al norte de la Catedral de Ciudad Quesada, frente a Coopenae.

Toda su repostería y platillos están disponibles en su página de Facebook Café Montecarlo. Incluso, puede ver el menú a través de WhatsApp en el número 8628 2572.

El horario de atención es de lunes a sábado de 9 de la mañana a 6 de la tarde.

Treinta años se escriben fácil, pero vivirlos es una historia distinta, el camino no fue sencillo para doña Elsa quien resalta que el secreto para mantenerse a flote es trabajar, trabajar, trabajar y no perder la perseverancia.

RECOMENDAMOS

ÚLTIMAS NOTICIAS