¡De la calle a la nieve! Max protagoniza una historia de amor a 5.500 km de distancia

A él lo recogieron en una calle en Aguas Zarcas desgreñado, enfermo y con marcas de una cadena pero ahora, protagoniza una travesía que lo llevó a encontrar amor en Canadá.

-

Nadie puede dudar de que un peludito puede cambiar su vida, aunque viva en la calle en abandono y su hay alguien que no lo cree así, pues esta historia le hará pensar diferente.

El protagonista es Max, un perrito cuya raza no se conoce y era un habitual de la calle con su pelo desgreñado, una uñas verdaderamente largas y con problemas de salud. Esto, hasta que un día, doña Evelyn Piedra, lo rescató con todo y sus hermosas e únicas pestañas.

Ella es una reconocida rescatista de San Carlos quien el 18 de noviembre del año anterior, lo encontró en una calle en Aguas Zarcas y se lo llevó a su casa para curarlo.

Su recuperación fue tan rápida que para el 20 de enero de 2024 ya tenía una familia que lo adoptó pero para él, apenas empezaba la travesía: Esa nueva familia es de Canadá.

Y es que no es la primera vez que perros que rescata doña Evelyn, encuentran mejor vida en ese país tal y como le ocurrió a Max.

“Hay una persona en Canadá que se encarga de una asociación. Yo le paso fotos de mis perros y ella se encarga de mover todo para encontrarles hogar y así, fue como esta familia encontró a Max”, contó.

Con padrinos de viaje, Maxito, como le llama Evelyn, se fue a vivir la aventura pero sobre todo fue a experimentar algo que nunca había tenido: amor de una familia.

“Maxito es una cosa bella, hermosa. Esta travesía no es cualquier perro, él es un perro muy amado pero un perro que fue sufrido y abandonado”, dijo doña Evelyn.

De la calle a la nieve

Max era un habitual de una calle en Aguas Zarcas hasta que lo rescataron. Cortesía.

La nueva vida de Max lo llevó hasta conocer la nieve, algo que le gustó y que disfruta mucho junto a sus amos.

Pero, de pronto empezó a presentar problemas de salud y los análisis veterinarios dieron con dos quistes en la próstata y la cirugía en Canadá alcanzaba los $7.000, dinero que no tenía su familia pero, como el amor lo puede todo hubo una solución.

“En Costa Rica, la cirugía cuesta $1.200. En Canadá hicieron una colecta para lograr ese monto y todos los gastos del viaje de Max, de nuevo a Costa Rica para la cirugía y el 29 de mayo llegó, fue operado en San José”, detalló doña Evelyn.

Tras la salida del hospital, Maxito viajó de nuevo a San Carlos donde doña Evelyn lo cuida y le asiste en su recuperación pero, ya empieza a alistar de nuevo las maletas pues el 26 de junio regresa a casa, en Canadá.

“Después de vivir en la calle en tan mal estado y con marcas de una cadena en su cuello , después de vivir así en la calle por algún tiempo hoy es un chico afortunado y tiene su ciudadanía canadiense”, finalizó.

Max es un ciudadano canadiense y regresa a su país a finales de este mes. Cortesía.

Lea también: