viernes, 14 mayo 2021, 2:35 PM

Cara a cara con Omar Miranda. Los detalles detrás del Plan Calidad de Vida

-

Luego del escándalo y con las aguas más en calma, San Carlos Digital conversó con Omar Miranda, Gerente General de Coopelesca sobre los detalles detrás del «famoso», Plan de Calidad de Vida.

Un error, ya reconocido por las autoridades de la cooperativa, los puso en el ojo crítico social, generó molestia y discordia y hasta, empañó los beneficios que el proyecto puede ofrecer a los asociados de la cooperativa.

Cara a cara, Miranda, detalló sobre la concepción de esta idea, su desarrollo y el proceso de comunicación que se trajo al traste la «buena idea» que salió de asamblea de delegados el pasado 27 de marzo.

Entrevista

¿Cuándo ustedes deciden presentar este proyecto del Plan de Calidad de Vida, se imaginaron todo lo que se les venía?

Nosotros en Coopelesca, todas las decisiones que tomamos es para beneficiar a los asociados entonces por ejemplo, nosotros no vamos a hacer nada que afecte a los asociados. El plan es un muy bueno si usted lo revisa, primero porque es el más barato del mercado y algunos dirán, es que 2 mil colones es mucha plata para muchos, bueno está bien; ya lo comprendimos. Pero lo que quiero decir es que de los planes que hay en el mercado, este es el más económico. Usted tiene la posibilidad de tener telemedicina, de que se le envíen los medicamentos a la casa, servicio de ambulancia, descuentos con especialistas, etc.

¿Ustedes no midieron la respuesta que hubo?

Si, efectivamente como usted lo dice, pienso que el tema de cómo se iba a desarrollar la respuesta, no lo medimos, fue posiblemente en un momento como estos de pandemia, donde hay escases de ingresos, etcétera. Y lo medimos al revés, pensamos que como hay pandemia, la medicina privada no es fácil de accesar y más bien pensamos que 2 mil colones iban a tener una gran ventaja. Como decimos, para hacer una gracia.

¿En qué momento caen que 2 mil colones es mucho para algunos asociados?

El tema es porque, originalmente el plan lo plateaban las cooperativas de salud para arrancarlo con un monto de 2.900 colones. Nosotros pensábamos que arrancáramos con 2 mil colones y ahí negociamos y ellos se ajustaron. Qué es lo que sucede, que en primer lugar la gente pensó que era obligatorio.

¿En algún momento fue obligatorio?

Nunca fue obligatorio, fue vinculante que eso si es muy importante tenerlo claro y eso significa por ejemplo que en su casa usted hace almuerzo y el que no quiera, no come de lo que usted hizo y desde ese principio, para ejecutar el plan todos deben ser parte del plan y el que no quiere, que se salga y eso también causó mucho malestar y como nosotros no somos sordos y lo que nos anima es el bien del asociado fue cuando dijimos, vamos con un plan opcional.

Vino mucha gente a desvincularse, hubo filas y lo solicitaron por medios digitales. ¿Esa presión tuvo que ver con la decisión?

Diay la cooperativa es de asociados, usted tiene que escucharlos, usted no puede hacer algo en contra de lo que los dueños le están diciendo y eso es lo lógico. Esto no es una institución pública, no es una tiranía ni nada que se parezca y como el plan es bueno, lo dejamos opcional.

¿Esto es para responder al malestar de los asociados?

Si, y para respetar la voluntad que percibimos de que el plan no era bien visto y de que, por una cosa como esta se estaba dejando de ver realmente el impacto de la cooperativa como un todo. En ese detalle, se ofuscó la gente y empezaron a atacar a la cooperativa.

¿En qué momento de todo esto pasaron de proponer un plan bueno, como usted dice, a volverse enemigos de sus asociados que se involucraron en marchas y hasta con apoyo de políticos?

Después de Semana Santa lo percibimos. Durante la Semana Santa yo estuve operado y por eso no podíamos convocar a una conferencia durante esos días, además de que no era lo pertinente y dijimos que íbamos a esperar al martes siguiente. Ya nos habían hecho demasiado daño, en tratar de socavar la cooperativa, se oye muy feo a gente diciendo que esto es una empresa ladrona y eso no es cierto, nosotros no le robamos medio cinco a nadie; aquí hay becas, reserva de bienestar social, es mucho el bien que se hace.

El enojo de los asociados, trascendió a lo personal ¿Qué pasó ahí?

Habían caldeado tanto los ánimos de la gente que ya no solamente Coopelesca como tal estaba siendo malquerida si no que los que la dirigimos entramos en una campaña de desprestigio porque Marcela vea, si usted dice que yo soy un mal gerente yo le voy a pedir que me diga por qué y le voy a respetar pero que usted saque cosas de mi vida personal, que no tiene nada que ver, simplemente para debilitar un plan no es justo.

¿Ese ruido se pudo evitar? ¿Hubo un desfase en la estrategia de comunicación que permitió todo esto?

Totalmente, eso se pudo haber evitado, simplemente lo que tuvimos que haber hecho, y lo digo ahora, fue no pensar en que fuera vinculante para todos si no pensar en hacerlo como lo estamos haciendo. Yo no tengo problema en reconocer de que hubo un error, de que nos equivocamos y ya ofrecimos disculpas pero si quiero dejar claro que, Coopelesca es una empresa excelente, no es una empresa ladrona y que nosotros como personas merecemos humanidad.

¿Las cooperativas de salud los buscaron a ustedes o ustedes a ellos? ¿Cómo orquestaron ese plan?

Hace más de un año y medio estuve reunido con un director y me habló de por qué no hacíamos esos convenios y buscábamos soluciones. Lo que quiero decirle es que eso nació de nosotros, lo estábamos manejando y obviamente buscamos al Hospital Cooperativo por que es una cooperativa, después salió la idea que fuera una red y para nosotros mejor pero, el asunto los que lo hemos impulsado somos nosotros y por eso, no vamos a desistir. Esto tiene más de un año y medio de estarse avanzando y le puedo decir que a este momento hay más de 400 asociados que si van con el plan.

¿Y esa cifra les alcanza para mantener el plan?

Es que son 80 mil asociados físicos, yo pienso que trabajando bien el tema con mercadeo y convenciendo pienso que fácilmente en uno o dos años podemos tener afiliados hasta 25 mil asociados.

Por más de 40 minutos, Miranda atendió a SCD en su oficina en la gerencia general. Foto: SCD

¿El ruido mató el plan?

Tiene razón usted, el ruido mató una muy buena idea. Un problema de comunicación mató el plan. Ahora no se va a morir pero nos pone en la otra posición de decirle a la gente que debe afiliarse.

Pero por ese error, ahorita están haciendo lo que debieron haber hecho desde el principio.

Totalmente de acuerdo, si lo hubiéramos hecho de esta manera nada hubiera pasado.

¿Por qué no lo hicieron así desde el inicio? La gente cree que ustedes quisieron tapar algo

Por una cosa que tengo ya aprendida y es que lo que yo considero bueno para mi, no necesariamente es bueno para todo mundo. Nosotros consideramos que es bueno, lo que no medimos fue que no se podía hacer vinculante.

¿Cuál es la lección aprendida de ese error que ya reconocieron?

El tema de planes o programas que tengan que tocar el patrimonio de los asociados sin consulta para ellos, no es viable. Los delegados no van a aprobar eso de todas formas y la lección aprendida dos es que, de la misma forma que desarrollamos infocomunicaciones, almacenes, podemos avanzar con un plan como este.

Mucha gente les critica también que ustedes empiezan a meterse en materias que no les corresponde. ¿Cuál es el afán de la cooperativa de ampliar esos mercados?

El negocio de la electricidad cambió y ahora la electricidad no es un negocio donde hay una generador, un distribuidor y un consumidor. Hoy, sabemos que hay una gran cantidad de generación distribuida y que eso va avanzando, es decir la gente va a ir tratando de generar su propia energía. ¿Qué hizo la cooperativa? En el 2006 visualizamos que era importante diversificar los servicios para llevar beneficios a los asociados y asegurar la sostenibilidad de la cooperativa.

Yo se, que hay gente que piensa que nosotros deberíamos de estar comprándole energía al ICE y revendiéndola, que ni siquiera deberíamos generar pero no, nos propusimos avanzar con la generación y ya estamos casi al 100%. La cooperativa nación para distribuir y en 2013 cerramos la brecha de distribución. Recordemos que éramos la región de menor conectividad, hoy es una de las regiones bien conectadas. Internet es fundamental y entonces que nos dice la experiencia, que esa diversificación es necesaria.

Los almacenes nacieron para ofrecer electrodomésticos, materiales de una mejor posibilidad para los asociados por que nadie le va a financiar cambios internos.

¿No es eso competencia desleal?

El tema es que nosotros lo único que hacemos es ajustarnos a un principio básico de las cooperativas: calidad, agilidad y al más bajo precio posible entonces no es competencia desleal. Y en general esto no es un desenfoque, no nos estamos desenfocando, lo que sucede es que queremos dar más beneficios a los asociados.

Entonces le entiendo qué es una respuesta a la queja de asociados que no tienen suficientes beneficios. ¿Es así?

Correcto, es aprovechar la fortaleza que tiene la cooperativa para que los asociados con solo mostrar su cédula tengan beneficios como los que firmamos esta semana con en educación y salud. Lo que quiero que quede claro es que no es un desenfoque, una cosa son los servicios y otra los beneficios que estamos pretendiendo darle a los asociados.

Omar Miranda suma 15 años como gerente de la cooperativa. Mientras, Geovanny Villalobos, presidente del consejo de administración y a quien Miranda considera una fortaleza en la cooperativa, cumple su período este año. Es decir, dejará el cargo en la próxima asamblea y para regresar, deberá esperar un año más fuera.

RECOMENDAMOS

ÚLTIMAS NOTICIAS