Brasil se ofrece a acoger a los religiosos «perseguidos» en Nicaragua

Ortega ha desatado una persecución contra la Iglesia católica en Nicaragua, a quien cataloga de "golpista" por dar refugio a los manifestantes en 2018.

-

SAN JOSÉ, COSTA RICA — El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, invitó este martes a los religiosos que son “perseguidos” por el gobierno del presidente Daniel Ortega, en Nicaragua, a refugiarse en su país, esto durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU, la cual se lleva a cabo en New York.

«Quiero anunciar que Brasil abre sus puertas para acoger a los sacerdotes y monjas perseguidos en Nicaragua», subrayó Bolsonaro.

El pronunciamiento del mandatario se da en el contexto de una persecución puesta en marcha por el gobierno de Ortega contra la Iglesia católica y sus sacerdotes, a quienes ha llamado “diablos con sotana” y “golpistas” por criticarlo tras la represión a las protestas de 2018 que dejaron más de 300 muertos.

En 2022 la arremetida de Ortega contra la Iglesia católica se ha intensificado al encarcelar a más de 11 sacerdotes, incluido un obispo, además de expulsar al representante del papa Francisco en Nicaragua, el nuncio Waldemar Stanisław Sommertag.

Ver más:  “Adiós Nicaragua mía”: El mensaje de un sacerdote crítico a Ortega forzado al exilio

De igual forma Ortega ha expulsado a un grupo de misioneras de la orden Madre Teresa de Calcuta y ha prohibido varias actividades religiosas, como procesiones, alegando “razones de seguridad y de orden público”.

A eso se suma el exilio de un grupo de sacerdotes críticos a Ortega, como monseñor Silvio Báez y Edwin Román, quienes se encuentran refugiados en Miami.

“En Nicaragua sencillamente no existe libertad religiosa, libertad de expresión, libertad de circulación ni de movilizaciones cívicas. Se vive reprimido. Ni siquiera los allegados a la dictadura pueden llegar al aeropuerto y tomar un avión”, subrayó en entrevista pasada con la Voz de América el padre Edwin Román.

El papa Francisco se ha pronunciado ligeramente sobre esta situación en Nicaragua y dice que mantiene un diálogo con la administración de Ortega.