Argentina se prepara para su quinta final del Mundial, anhela su tercera copa

La selección argentina sale a buscar su tercera copa en el Mundial de Fútbol con un equipo inspirado y el apoyo de toda la nación.

-

BUENOS AIRES — La final del Mundial de Fútbol el domingo en Qatar será una fiesta en Argentina, con eventos masivos en todas las ciudades para seguir el partido con Francia en pantallas gigantes de televisión en medio de la euforia para traer a casa un trofeo que se ganó por última vez en 1986.

Las autoridades han anunciado operativos de seguridad para cuidar el orden y la interrupción de la circulación del tránsito en lugares considerados estratégicos, entre otras medidas.

Los hinchas están de plácemes. “Apoyamos al director técnico Scaloni porque demostró, cuando era cuestionado, tranquilidad y serenidad”, dijo Juan Manuel Olivares. “Ahora se lo respeta. El equipo tiene una base que son Otamendi, El Dibu Martínez, Julián Alvares y Messi”.

“Toda la familia estamos contentos. Esta selección nos sorprende día a día, nos emociona. Es una alegría para todo este pueblo que realmente lo necesita”, expresó el aficionado Diego Ríos. “¡Gracias Messi, gracias Scaloneta!”

Los analistas, por su parte, dan sus opiniones sobre cómo debe diseñarse el encuentro, cómo afrontarlo anímicamente o cómo disfrutar esta experiencia.

Mario Alberto Kempes, goleador y campeón del mundo con Argentina en 1978, destacó el liderazgo de Lionel Messi en esta nueva etapa del seleccionado.

“Messi ya es un líder, ha crecido. Juega con la pelota, habla y se supera poco a poco. Lo respetan porque es el ídolo de sus compañeros, lo ayudan y lo acompañan para que sea la figura. Lo ha dado todo y tenemos que alentarlo”, dijo Kempes.

En tanto, Sergio Goycochea, elegido como uno de los arqueros que hizo historia en los mundiales, atajando penales en Italia 90 en los cuartos de final y en las semifinales, advirtió que una final es algo inexplicable, que debe enfrentarse con mucha fortaleza.

“Depende de cada uno. Se te cruza todo en la cabeza. Esta competencia es todo o nada, porque la revancha la tenés en 4 años y son 90 minutos. Entonces, es un momento muy especial. Es lindo porque ellos vienen de menos a más en esta competencia tan vertiginosa”, dijo.

“Ya se fueron Brasil, Inglaterra, Alemania, España, Holanda, e Italia ni vino. No nos dejemos manejar por el exitismo. Valoremos las cosas, porque cuando la gente entiende que el equipo deja todo, se genera una comunión única”, agregó.

César Luis Menotti, director de selecciones nacionales, exjugador y técnico campeón del mundo en 1978, señaló que lo más importante es entender que el grupo que se formó es lo más importante y marca la diferencia.

“Yo creo que este grupo es mérito del entrenador. Maradona te hacia ganar un partido, metía goles y hacia jugar mejor al equipo. Messi hace lo mismo y te trasmite seguridad, porque todos le tienen miedo”, opinó.

Para Menotti, “el fútbol argentino es respetado”.

“Perdimos finales que no merecíamos. Tenemos una raza de jugadores única. Messi tiene esa raza de Rosarino y juega igual que el pibe de barrio en una plaza. Tiene algo diferente. Es un distinto”, sentenció.

Será un día inolvidable, por supuesto, con un equipo inspirado que quiere conquistar una gloria que le ha sido elusiva en los últimos mundiales.