¡Amor puro! La vida de una rescatista con 100 perros y 20 gatos

A lo largo de 6 años, esta sancarleña encontró hogar fuera del país para 100 perritos. Su misión es rescatarlos y luego, buscarles una familia.

-

La jornada inicia muy temprano. A las 5:30 a.m. empieza la alimentación de cada uno de los inquilinos que son, nada más y nada menos, 100 perros y 20 gatos.

Ya a las 7:00 a.m. llega la asistencia. Una persona se encarga de la limpieza, aseo y mantenimiento de las instalaciones; se va a las 3:00 p.m. y de nuevo, todas las labores quedan a cargo de “la mamá”.

Este es el día a día de doña Evelyn Piedra, una rescatista quien asegura que lo es desde que nació y que, a sus 53 años su enorme familia la conforman cientos de patitas y colitas que, al cierre de cada jornada no paran de moverse en agradecimiento.

“Desde niña recogía perros, mi mamá me ayudaba a curarlos y antes era más difícil. Ahora estoy en un lugar como escondida por que me cansé de la gente, yo vivía en el centro de La Tigra y ahí me dejaban perros amarrados, gatos en cajas, perros en sacos, era de locos”, contó doña Evelyn.

Si bien su misión es rescatar los animalitos, su idea es poder darlos en adopción cuanto antes. Es por esto que decidió alejarse del centro de La Tigra y mudarse con su gran familia para evitar que más personas, abusaran de su trabajo.

Además, doña Evelyn buscó tranquilidad para atenderse múltiples padecimiento de salud que le limitan la actividad física, más no opacan su misión.

Está pensionada por discapacidad y de ahí, sale el tiempo para atenderlos e incluso el dinero para comprar los 90 kilos de alimento que consumen por semana.

Adopciones internacionales

Lo que más llena de satisfacción a esta admirable rescatista no es solo darles amor o, encontrarles un hogar a los perritos o gatitos.

Su buen trabajo le permitió, en los últimos 6 años, poder encontrar hogar fuera del país a 100 perritos, sobre todo a Canadá.

“Yo trabajé 10 años con un norteamericano y por medio de él conocí mucha gente de Canadá y Estados Unidos y ahí empezó todo. Cuesta mucho porque los canadienses pagan hasta el transporte al aeropuerto y deben ir listos: castrados, vacunados, desparasitados y hasta con el microchip. Llegan al aeropuerto y de una vez, ahí están los adoptantes”, contó.

Lani se despidió de doña Evelyn este lunes en el aeropuerto, rumbo a Canadá.

La mayoría de perritos viaja a Canadá, allá hay una persona que se encarga de las gestiones y asegurarse la ubicación en las casas.

“La mayoría de perros que tengo han tenido historias muy tristes, por ejemplo Lani una perra que se fue andaba en celo por Ciudad Quesada con un cachorro, Harry estuvo entre la vida y la muerte luego de ser atropellado, todos tienen historias y veo la satisfacción de verlos de dónde salieron y cómo están”, concluyó.

Ayuda

Para poder asumir los costos de alimentación, veterinaria, medicamentos y demás, doña Evelyn trabaja todos los años en un calendario que cuenta esas historias detrás de los peluditos.

La edición de 2024 está por salir y ahí, encontrará fotos de los perritos y sus dramas. La idea es hacer conciencia entre la población sobre la necesidad de castrar a los animalitos.

Si usted desea acceder a este calendario o bien, ayudar a doña Evelyn en su misión puede contactarla por medio de su página en Facebook: https://www.facebook.com/evelin.piedraalvarez

Lea también: