Alerta Naranja en todo el país por contagios Ómicron

Este cambio en la alerta no sugiere modificación a las restricciones actuales. La declaratoria de la Alerta Naranja, instruye la elaboración de los planes de contingencia y los cursos de acción para que las instituciones aseguren la continuidad de los servicios esenciales en el escenario actual y proyectado.

-

El Centro de Operaciones de Emergencias (COE), que integran las instituciones de primera respuesta y atención de servicios básicos en situaciones de emergencia, determinó la necesidad de elevar el nivel de la alerta, debido a la presencia de la variante Ómicron en el país. 

Ante esta recomendación la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE) declaró la Alerta Naranja por COVID-19 en todo el territorio nacional.

El cierre de la semana epidemiológica dejó un incremento nunca visto de casos a nivel nacional en lo que va de la pandemia, los casos pasaron de 3 385 en la semana 52 (última semana del 2021) a 14 628 casos positivos en la primera semana epidemiológica del 2022.

Según los datos analizados por la Sala de Análisis de Situación y el panorama nacional y mundial, se espera que la transmisión de Ómicron aumente el número de casos en las siguientes semanas y llegar incluso a más de 5 000 casos diarios.

Si bien el número de casos positivos sube en las últimas semanas, el porcentaje de hospitalización y decesos es más bajo en comparación a otros periodos de la pandemia, lo cual se puede atribuir al avance en la vacunación a nivel nacional.

No obstante, los servicios de primer nivel de atención de la Caja Costarricense de Seguro Social, mantienen una alta debido al número importante de personas contagiadas por COVID-19 que requerirán realizarse las respectivas pruebas de detección y que demandan atención de síntomas respiratorios

Pérez Fernández, Director de Gestión del Riesgo indicó que “Instamos a todas las instituciones del Sistema para que tengan los recursos necesarios para desarrollar planes de contingencia que permitan asegurar la continuidad de los servicios de forma segura a la ciudadanía. Esto tiene como fin el poder sostener las operaciones ante la posibilidad de que el personal se vea contagiado y requieran ser aislados.”

Alerta Naranja

La declaratoria de la Alerta Naranja, instruye la elaboración de los planes de contingencia y los cursos de acción para que las instituciones aseguren la continuidad de los servicios esenciales en el escenario actual y proyectado, de modo que nos permita atender cualquier emergencia por factores multiamenaza.

Lo anterior permite a las instituciones del Sistema por medio de cursos de acción, determinar los impactos probables esperados, reforzar los lineamientos de teletrabajo, hacer un esquema de articulación y respaldo de los equipos operativos, fortalecer los lineamientos de equipo de protección personal (EPP), así como generar el compromiso institucional de aplicar medidas administrativas para la derivación de tareas no esenciales.

Paralelo a esto, los cursos de acción de los Comités Municipales de Emergencias (CME) fortalecen Modelo de Gestión Compartida: Costa Rica trabaja y se Cuida, de cara a la contingencia que supone el impacto de la propagación de la variable Ómicron.

Además, los CME realizarán un seguimiento al cumplimiento de las medidas sanitarias establecidas a nivel general, así como el fiel cumplimiento de los protocolos y normativas sanitarias en su cantón. Por otra parte, brindarán apoyo a las instituciones que trabajan en la línea de primera respuesta a la emergencia; y realizarán la definición de acciones para la atención de un evento multiamenaza.

Los CME reforzaran las acciones de estrategia de comunicación a nivel local, asociadas a la evolución del escenario epidemiológico para que las personas dispongan de fuentes oficiales de información sobre las acciones en su cantón.

De igual manera, darán un aseguramiento a la continuidad de los servicios, así como un seguimiento a las denuncias de actividades clandestinas.

ÚLTIMAS NOTICIAS

-Publicidad-